26 mar 2021

REFERIDO A LA ORACION o PEDIDO. Silo 1974

"Cuando el hombre se siente muy solo y cuando el hombre se siente en encrucijadas, y no sabe cómo resolver tales situaciones, siente la necesidad de orar. En esos casos, nosotros decimos: es interesante la oración en la medida en que sea un acto de bondad interna, un acto de reconciliación consigo mismo y un acto de unidad consigo mismo."
¿Han observado qué sucede cuando uno ora, cuando uno reza, cuando uno pide? Suceden muchas cosas. Pero antes de esto. ¿Por qué uno ora, o por qué uno pide, o por qué uno reza? ¿Solamente por la educación, que en algunos es cristiana, en otros es mahometana, en otros es judía, etc.?
¿Solamente por eso o porque existe en el hombre un mecanismo interno de pedido? ¿Acaso no hay gente de extracción atea que de todas maneras quiere que sus deseos se cumplan? ¿Gente que apela a conjuros, gente que apela a la superchería, a la pata de conejo, a lo que les guste, para que sus deseos se cumplan? Claro que eso no lo hacen invocando a ningún Dios, este mecanismo de pedido está no sólo en la raíz de la conciencia humana, está en la raíz de la conciencia animal. Tiene que ver con un fenómeno que nosotros llamamos tonicidad muscular.
La tonicidad muscular en términos muy generales se basa en lo siguiente: a toda imagen mental corresponde una tendencia corporal. Ejemplo: imagino una línea que va de izquierda a derecha en una pizarra. Estiro el brazo, si alguien empuja mi brazo en la dirección de la línea, va más fácil que en la dirección opuesta.
Veamos otro ejemplo: estamos jugando una partida de billar, lanzo la bola, quiero hacer carambola, la bola no llega y con mi cuerpo "empujo" y mi contrincante con su cuerpo "empuja" en sentido opuesto. La imagen es seguida por una tensión muscular. Si ustedes imaginan la casa en que viven, según la ubiquen a diestra, siniestra o en otra dirección, van a ver cómo su cuerpo también va en la dirección en que imaginan la casa: tensión muscular y tonicidad muscular. De manera que según imagine una cosa o imagine otra, los músculos del cuerpo van a tensarse en esa dirección.
Esto no es tan extraño, esto nos sucede a cada rato, nos sucede diariamente. Y entonces, la tendencia que nuestro cuerpo siga, las imágenes que nuestro cuerpo sigua, en ocasiones se plasman en forma de "pedido". Si ustedes imaginan a Dios muy por encima, a un Dios muy grande manejando todo el Universo, e imaginan al hombre pequeño en relación con este Dios, van a ver cómo todo el cuerpo tiende a desaparecer, tiende a achicarse, tiende a contraerse. En la medida en que Dios se agranda yo disminuyo. Sería un atrevimiento muy grande hacer un pedido a Dios poniéndome a su altura. Nadie puede tentar a Dios de ese modo. Dios va a conceder a mi humilde plegaria cuanto más humilde sea, cuanto mi actitud y mi unión correspondan más a ese pensamiento.
Por una parte Dios aumenta, yo disminuyo. Cuanto más grande es Dios, mayor debe ser mi humildad, mayor mi reducción. Por una parte eso. Pero por otra parte Dios está en los cielos. Como Dios está en los cielos, entonces mis ojos se van para arriba. ¿Y qué tienen que ver los ojos con esto? Ustedes recordarán las hazañas de la casta sacerdotal egipcia, que colocaban a 15 cm. de distancia aproximadamente una lanceta brillante delante de los ojos del paciente. Pero no sólo a nivel de visión, sino por encima del nivel. Esta lanceta brillante colocada por encima del nivel de visión hacía caer al paciente en un estado que luego investigó un señor Braid y que a partir de él se llamó "hipnosis". Ciertos estrabismos oculares, cierta línea de visión lanzada sobre la horizontal normal, provocan estados mentales especiales. Ustedes habrán visto numerosos cuadros de santos y de místicos, en estados de éxtasis. Todos estos santos aparecen con los ojos hacia arriba.
Nosotros no estamos negando los estados de éxtasis, estamos observando el fenómeno mecánico de la tonicidad muscular que acontece cuando se coloca la divinidad afuera y se la coloca por encima. Esto es nuestra segunda cuestión de interés.
Veamos la tercera y veámosla con ejemplos: mi padre está enfermo (siento gran afecto por mi padre), mi padre está hospitalizado, yo deseo que mi padre se recupere. Como no tengo en las manos muchas posibilidades apelo a Dios. Necesariamente trato de conectarme con Dios del modo que hemos dicho. Empiezo a trabajar con la imagen de Dios para hacer el pedido y descubro al poco tiempo que me olvidé de mi padre y que quedé conectado con Dios. De tal manera que mi relación horizontal, la que existía básicamente con mi padre, aquella que me hacía lanzar un pedido, ha sido escamoteada por una relación de tipo vertical. Resulta que ahora mi padre ha desaparecido y ahora lo que ha aparecido soberanamente es la imagen de Dios y la relación vertical de Él conmigo. A ustedes no se les escapa (siguiendo ese mecanismo mental) de qué manera, verticalizando el pedido y escamoteando aquello primero que habíamos pretendido hacer, escamoteando esto, se va formando un sistema de estamento mental; a ustedes no se les escapa que es fácil introducir luego castas sacerdotales y todo un escalafón hacia lo divino.
De manera que en la raíz del hombre, en su tonicidad muscular, en su mecanismo de pedido, está aquello de que el cuerpo se dirija a su objeto. Cuando aparece Dios y este Dios es externo al hombre, nos referimos a El en sentido vertical y es escamoteado el sentido de nuestro pedido. Estableciendo ese sistema vertical es fácil organizar luego también, un sistema de castas que nada tiene que ver con nuestro pedido, y que sí tiene que ver con lo terrenal. No vamos nosotros a ponernos a discutir si detrás de esto ha habido una intención o si se ha ido produciendo espontáneamente. Cuando a Jesús se le pregunta por Dios, en un momento dado dice "Dios está en vosotros", y eso sí tiene aire de familia. Pero en otro momento se le pregunta: ¿"y cómo debemos orar"? y él responde: "Decid así: Padre Nuestro que estás en los cielos"... esto ya es distinto. No está resuelto cómo es el sistema de la oración.
Cuando nosotros hablábamos de "oración" no apelábamos a ninguna divinidad externa, la considerábamos en su sentido psicológico, la considerábamos como una necesidad en el hombre, necesidad a la cual respondemos. Nosotros no negamos ni afirmamos la inmensidad de lo divino. Nosotros estamos hablando de la necesidad psicológica del hombre en determinadas circunstancias de su vida que lo llevan a orar. Cuando en el hombre surge la necesidad de orar, esta necesidad puede ser canalizada adecuadamente.
No estamos hablando de una beatería o de una fantochada, en donde uno tenga que ponerse a orar para que las cosas le salgan bien. Estamos hablando de que en determinadas circunstancias de la propia vida, surge la necesidad de la oración, o la necesidad del pedido. Cuando el hombre se siente muy solo y cuando el hombre se siente en encrucijadas, y no sabe cómo resolver tales situaciones, siente la necesidad de orar. En esos casos, nosotros decimos: es interesante la oración en la medida en que sea un acto de bondad interna, un acto de reconciliación consigo mismo y un acto de unidad consigo mismo.
Si mi padre está enfermo en el hospital y yo deseo su recuperación, surge en mí la necesidad de orar. Pero si yo me vuelco sobre mi mismo en un acto íntimo de bondad y de amor hacia mi padre y refiero la imagen de mi padre recuperándose, la relación que se establece entre él y yo no se pierde psicológicamente. Como estoy referido a él, todo mi cuerpo tiende a él y es mucho más probable que yo luego me preocupe por si le faltan medicinas o por si consigo antibióticos, o por algo que pueda hacer por él, antes que dejarlo referido a la divinidad que me hace olvidarlo.
Cuando nosotros entonces hablamos de oración, hablamos de oración interna que da unidad psicológica y que se refiere a aquello que tiene que ver con la vida cotidiana. Dejamos de lado otros aspectos, de los cuales son tan amigos los ocultistas (aspectos tales como la energía parapsicológica que puede desplazarse en la oración)
Aucune description de photo disponible.
8
2 partages
J’aime
Commenter
Partager

9 feb 2021

Resumen de El Deleite en la experiencia del Silencio, de Jano Arrechea*

*Centro de Estudios, Parques de Estudio y Reflexión- La Reja, Octubre de 2011 

El interés de este aporte es describir algunos aspectos de la experiencia lograda en el trabajo de Ascesis, enfocando en particular el registro de Silencio como indicador y además, las características de un particular estado que se presenta cuando ese registro se ha hecho profundo.

En el encuadre de este aporte: ¿a qué llamamos “Deleite”? Llamamos “Deleite” a una “experiencia” que se da en un particular estado “…que podemos tipificar como Éxtasis o sea, situaciones mentales en que el sujeto queda absorto, deslumbrado dentro de sí y suspendido”.

Por otro lado, ¿a qué llamamos “Silencio”? Llamamos “Silencio”, a una singular situación interna que se va generando en la medida que vamos produciendo una progresiva supresión de “ruidos”.

Viéndolo más en estática, nos referimos a un estado que se caracteriza principalmente por la inexistencia de “ruidos”.

Reduciendo aún más la definición, llamamos Silencio a “esa nada existente entre dos ruidos”.

¿A qué llamamos “ruido”? Llamamos “ruido” a todo impulso que interfiere en el proceso que emprendemos en la búsqueda de un Silencio completo.

Estos “ruidos” que interfieren en nuestro intento, pueden manifestarse de modo presente o copresente , y provenir de la percepción, o de la sensación, o de memoria, o de conciencia, tales como las cadenas asociativas, las representaciones, las abstracciones, las sensaciones, los recuerdos, las reminiscencias, etc.

Tanto los “ruidos” como los “silencios” se pueden manifestar con distinta intensidad, con distinta duración y también, en distintas profundidades de nuestro espacio de representación 

Es posible emprender un recorrido hacia la búsqueda de un Silencio completo. Primero logrando reducir los impulsos que llegan desde los sentidos externos e internos, luego haciendo presente el Propósito, después logrando silenciar las representaciones de memoria y aquietando el accionar de la conciencia y por último, desplazando el punto de mira “hacia atrás y hacia arriba” en el espacio de representación. 

Al completar este recorrido, ha irrumpido ante nosotros una nueva realidad interior. Porque la falta de impulsos cenestésicos y de memoria, hace tambalear la ilusoria y determinista identidad del Yo.

Y es en esta singular situación de profundización y Silencio, cuando habitualmente se producen comprensiones esenciales y se viven “emociones superiores”.

En general, estas comprensiones esenciales están relacionadas con la revelación del Sentido.

A las “emociones superiores”, en nuestro caso las describimos al salir de ese estado y al rearticularse y recomponerse el Yo, con traducciones del tipo de: “fuimos invadidos por la fragancia del Deleite”, o “vivimos la magia de un Gozo sublime”.

Pero a pesar de la belleza que se vive en esa situación interna, es necesario dar un paso más en la escalada ascendente. Necesitamos silenciarnos total y absolutamente.

Ese Uno, que aún algo contempla, queda inmóvil y deslumbrado ante la profundidad del Silencio.

Ese Uno vive en la belleza y en el deleite, pero es necesario que pierda ese alimento y se esfume.

Es en ese Vacío donde irrumpe el Propósito para guiar el recorrido, que ya ha dejado de ser un recorrido.

Por otro lado, es destacable observar que, al lograrse la intuición directa o la entrada a lo Profundo, se produce un impacto notable en la propia vida y este impacto comienza a desarticular los significados y las viejas creencias que provienen del paisaje de formación.

Los nuevos significados, que se van configurando como el núcleo de un nuevo paisaje, aparecen a veces tímidamente, como breves atisbos o insinuaciones y en otras ocasiones se expresan de modo terminante, como un “vuelco” definitivo en el modo de apresar o ponderar un objeto.

El intento de evitar la contradicción y acumular actos de unidad fortalece la dirección de nuestro Estilo de vida y este fortalecimiento nos impulsa en el sentido de la Ascesis.

1 ene 2021

III – Uno mismo frente al momento paranoico: ¿qué hacer?

Tercera parte del articulo El momento paranoico (el estallido totalitario) frente a la dialéctica del amo y del esclavo, de Ariane Bilheran31 de agosto de 2020. actualizado en fehca : 29 nov. 2020

El hecho de que esté o no de acuerdo conmigo en puntos de detalle o matices no importa realmente para las preguntas que seguirán, siempre que comparta mi visión general de la ola totalitaria que está apoderando el mundo, y sin duda del otoño-invierno en Europa. Y si mi discurso y mis análisis no le hablan, nada le obliga a seguir leyendo, y esto no conducirá necesariamente a rupturas de vínculos o divisiones, si simplemente aceptamos tener puntos de vista divergentes sobre el mismo problema, sin querer convertir a uno u otro en un prosélito dogmático de la propia tesis.

Sin embargo, si compartes mi diagnóstico del momento paranoico de terror que comenzó en la primavera del 2020, aquí está mi consejo.

1° Reanudar la seguridad interna

Sobre todo, trabajemos para recuperar nuestra seguridad interna en todo momento, para que ya no podamos ser manipulados por el miedo o el terror.

Nuestros estados emocionales deben ser el fruto de nuestra voluntad e intención, y no de peligros externos. Porque no somos marionetas en manos de la propaganda masiva que nos llevaría allí donde ella sopla.

Recuperar nuestro poder es sobre todo recuperar nuestro poder en la esfera emocional, trabajar para que ya no nos atraviesen las emociones que nos abruman, sino que aprendamos a transformarlas para mantenernos un mínimo estable, un máximo alegre. Porque el objetivo del poder del acosador es mantenernos en este terror, en esta culpa, en esta tristeza y en este shock traumático del que se alimentará y del que podrá seguir manipulándonos.

Para recuperar sus emociones, es importante analizar qué las inflamó, y por qué medios/instrumentos ocurrió. Es obvio que hoy en día tener televisión y verla diariamente, incluso varias veces al día, se ha convertido en una herramienta extremadamente tóxica a nivel psíquico. Asimismo, es aconsejable dosificar las "malas noticias" que se consultan, por ejemplo en Internet, para no dejarse tragar por ellas, y procurar siempre mantener prioritariamente un estado emocional sereno en medio de la tormenta. Las lecturas recomendadas son mi pequeño libro Feeling Safe así como todas las lecturas de los filósofos estoicos y mi breve "Paranoia y Terror: ¿Cómo resistirlo? »

No nos reducimos a nuestra pequeña encarnación, somos consciencia. Cada humano lleva dentro de sí el reflejo de la condición humana, y debe responder por ello. ¡Tenemos una misión inmensa!

2° No dar el consentimiento

El no consentimiento de su Espíritu a lo que está sucediendo, el desapego de los egregores (colectivos fabricados artificialmente por "formas de pensamiento" que, como en las sectas, indican los dogmas a creer, las emociones permitidas y no permitidas, lo que uno tiene derecho a decir, a pensar y a hacer ; y el egregor se forma en cuanto los individuos se reúnen entre sí impulsados por la misma emoción y la misma creencia), es decir, que es indispensable la distancia y la retrospectiva necesarias para pensar por sí mismo sin dejarse llevar ni por la opinión de los demás ni por las emociones inducidas.

Trabaja para alinearte con tu conciencia, y no para reaccionar con emociones, sino para actuar con tu corazón, es decir, con amor, compasión y benevolencia, defendiendo lo que es correcto para ti. Esto implica alinear nuestros pensamientos, palabras, corazones y acciones, ¡cualquiera que sea el precio, que siempre será más barato de pagar que el precio de retorcernos!

Recuperemos nuestra libertad y la capacidad de dar o no nuestro consentimiento.

¿Hasta dónde estamos dispuestos a retorcernos por miedo?

Miedo a perder el trabajo, miedo a morir, MIEDO MIEDO MIEDO.

Temamos más a retorcernos, porque las consecuencias serán infinitamente más graves para nuestra alma. Temamos que no hemos hecho todo en defensa de los seres vivos de este planeta, en defensa de la humanidad. Todos tendremos que responder por ello, un día u otro.

3° Salir de la ilusión generada por la hipnosis de masas

Es esencial identificar las fuentes de la propaganda (incluyendo amigos, colegas...) y no aceptar más ser afectado sin querer (la transmisión de un discurso traumático también crea un shock traumático en el receptor). Esto presupone el desapego emocional del que ya he hablado, nuestro no consentimiento después de identificar la propaganda del miedo destinada a obtener la sumisión, el rechazo de los condicionamientos operados por las repeticiones y letanías incendiarias de la nueva religión "pandémica", la reintroducción del pensamiento crítico y de lo contradictorio permitiendo, teniendo controladas las emociones, de salir del adoctrinamiento, unido a la identificación de las manipulaciones masivas.

Demos un paso atrás, hagamos un balance, analicemos.

También supone salir de nuestro sentimiento de impotencia que nos bloquea en una inhibición, nos hace enfermos y dependientes, o nos devuelve a la hipnosis de masas. Vivir es un riesgo, atreverse a vivir es liberarse de muchos condicionamientos y pseudo-seguridades que parecen cómodas cuando en realidad son cadenas.

4° Para volver a la conciencia y a la inmensidad de uno mismo

No, no perderás tu tiempo tomando una distancia, por ejemplo, sumergiéndote de nuevo en los antiguos héroes de la humanidad, en la mitología griega, en la gran música, en todo lo que te nutrirá espiritual e intelectualmente.

El alma se despierta cuando escucha la canción de otra alma; los que salen de la cueva platónica han escuchado la llamada de otro humano cuyas ranuras han saltado.

El alma despierta y sale de los Infiernos a través del amor, y la mitología griega nos lo dice muchas veces.

Entonces ama, se alegre incluso en medio de la tormenta, como una fuerte resistencia espiritual, fundamental, de amar la vida, de amar simplemente, porque los psicópatas no conocen los códigos del amor. Los derrotaremos en este territorio, y no en el territorio de la violencia reaccionaria y por lo tanto de la represalia.

Actúa por amor, desobedece por amor a los seres vivos y a la humanidad.

5° No reaccionar con violencia

Cuando el momento paranoico estalla, es un tsunami totalitario que estalla. Ves una enorme ola frente a ti que se estrellará en la orilla y destruirá todo a su paso. ¿A qué te dedicas? ¿Te paras frente a ella y haces grandes gestos para que deje de levantarse? Serás llevado y aplastado en el pasaje, y eso es lo que viene en términos de represalias. Mi consejo personal, pero nadie está obligado a estar de acuerdo conmigo, como tampoco quiero que se me obligue a pensar lo contrario, es que no te pongas en oposición, sino que te refugies de la ola totalitaria y construyas tu mundo como te gustaría que tomara forma.

Si te pones en oposición con ira, el sistema tiene todos los medios para aplastarte, y no se privará de ello. La única razón relevante que creo que habría para oponerse frontalmente sería sacrificarse para mostrar el alcance de la represión. Aconsejo mantener sus tropas, y considerar que una guerra puede ser dolorosa, larga, y requerir resistencia, e incluso equiparse como para un estado de sitio.

El momento de lo negativo en la dialéctica histórica como lo describe Hegel, que es también el momento de la descompensación paranoica debe llegar, es una especie de fatalidad que ninguna resistencia puede contener o prevenir. Pero igualmente encontrará su fin, y su superación.

6° Preparar la autonomía

Ante las numerosas advertencias sobre los riesgos de la inflación de los precios, la grave crisis económica y la escasez de alimentos y combustible, aconsejo a quienes puedan, que empiecen a pensar en (o busquen) alternativas: si pueden, hagan reservas para el invierno, o se pongan en contacto con los agricultores del campo si viven en la ciudad, guarden alimentos enlatados. Recomiendo especialmente este sitio "La autonomía es la clave de nuestro futuro", donde se les guiará especialmente bien en todos sus pasos hacia la autonomía, con personas generosas y comprometidas.

Les recuerdo que la segunda etapa del escenario "pandémico" del informe de la Fundación Rockefeller de 2010 (que sólo los más ingenuos piensan que tiene una virtud filantrópica y visionaria) habla de un "efecto mortal en las economías": “un efecto mortal en las economías: la movilidad internacional tanto de personas como de bienes se ha paralizado, debilitando industrias como el turismo y rompiendo las cadenas de suministro mundiales. "Así que tienes que prepararte con reservas de comida y combustible, y desarrollar la autosuficiencia. De hecho, un colapso económico mortal es lo que se necesita para esclavizar a la gente, y los multimillonarios no pagarán ni un centavo para que te alimentes adecuadamente a menos que aceptes la sumisión.

Creo que es mejor anticiparse, y no esconderse de ello, porque "un sabio o una sabia vale por dos". Y si te anticipas, podrás incluso ayudar a otros que estarán necesitados, porque la caridad es parte de nuestra humanidad, ¡y es hora de devolverle todo su valor!

Además, en respecto a la vacuna, el gobierno francés ha previsto en los textos oficiales vacunar a 35 millones de personas; su consentimiento no importa, lo que importa es la prisa por controlar y los experimentos del profesor Maboul con conejillos de indias humanos. Vean el documento (véanse los anexos) "Vacunas contra el SARS-CoV-2, 09 de julio de 2020, Una estrategia de vacunación", ya que todavía estamos en el capítulo "los filántropos nos aman", se dirigirá primero a los ancianos y los precarios (como en África, se utiliza a los pequeños africanos como conejillos de indias en experimentos de vacunas arriesgados, en un silencio ensordecedor), luego a las personas en las cárceles y a los pacientes en los hospitales psiquiátricos que efectivamente no tendrán medios para defenderse! La filantropía del 4º Reich es hermosa, ¿no? ¿No estaríamos en una política eugenista que no dice su nombre? Cuando se conoce el rumbo y las declaraciones de Bill Gates sobre este tema, ya no se permite la duda.

7° Desobediencia civil pacífica

¡Se el grano de arena en los engranajes totalitarios del sistema!

"La iniciativa intelectual, espiritual y artística es tan peligrosa para el totalitarismo como la iniciativa criminal de la plebe, y ambas son más peligrosas que la mera oposición política.

La persecución sistemática de todas las formas superiores de actividad intelectual por parte de los nuevos líderes de las masas tiene razones más profundas que su resentimiento natural por todo lo que no pueden comprender. »

(Arendt, H. 1951. Les origines du totalitarisme 3, Le système totalitaire, París, Seuil, 1995).

8° Proteger a los niños

Me gustaría recordar que hace dos años ya abogaba por sacar a los niños del sistema escolar tal y como es ahora, donde tanto los niños como los profesores están sufriendo, acosados por la institución que sólo quiere la destrucción del conocimiento. Los profesores e investigadores (incluida Liliane Lurçat, de quien recomiendo todos los libros de una inteligencia poco común) dieron la alarma hace mucho tiempo y demostraron la intencionalidad de transformar a los niños en adelante no en ciudadanos con una mente crítica aguda, sino en meros consumidores lobotomizados por las pantallas.

Sus hijos necesitan una base sólida en la lectura, la escritura y la lógica (matemáticas). Usted tiene organizaciones de correspondencia que existen, usted es muy capaz de enseñarles estos fundamentos. La escuela ya no cumple con su misión, y cada día el nivel se cae por el desagüe, dejando a generaciones de niños abandonados, y a los maestros atados de pies y manos con la sensación de que no están logrando cumplir su misión, simplemente porque, si no se adquieren estos fundamentos básicos (en su lugar, les recuerdo que la OMS recomienda enseñar las "relaciones sexuales" con penetración a la edad de 6 años - mención añadida en la versión española "con penetración", me refiero a mi libro La impostura de los derechos sexuales), nada puede luego añadirse en el aprendizaje intelectual.

Lleva a sus hijos a casa, porque no se puede controlar lo que pasa en las escuelas. Me dicen "lo que usted dice no puede pasar en Francia". ¿En qué país vinieron a deportar a los niños judíos a las escuelas? ¿Me recuerdan? En Francia. Lo que fue posible ayer podría volver a ser posible hoy y mañana; muchos de nosotros hemos estado alertando desde marzo-abril de 2020 sobre el peligro de acorralar a los niños por razones "sanitarias" con cuarentena alejados de sus familias. Conocemos la OMS, conocemos los métodos de las redes de pedocriminales que se infiltran en los círculos de poder, sabemos que los actores de los "derechos sexuales" de los niños son esencialmente los mismos que los que están orquestando esta "pandemia". Prepárese y proteja a sus hijos.

Una vez más, anticiparse no tendrá consecuencias negativas, mientras que no hacerlo sí las tendrá, y puede ser fatal.

Por último, debo decir, como psicóloga infantil, que estoy muy alarmada por el formato totalitario en las escuelas. Se están convirtiendo en un lugar de abuso y desocialización en varios países (niños en jaulas en Tailandia, por ejemplo), y las declaraciones sobre el uso de máscaras obligatorias a la edad de 6 años en la escuela me parecen absolutamente preocupantes. ¿Ponemos a los niños en jaulas sin que nadie se estremezca? ¿Les estamos obligando a silenciarse? Abramos los ojos a las consecuencias de convertir a los niños en conejillos de indias a través de este delirio paranoico.

Un niño está en construcción psíquica y relacional, aprende a reconocer las intenciones del otro en su cara, con su sonrisa, y necesita contacto. La escuela se convierte en el lugar de la simplificación pero también de la deconstrucción de la socialización, ¡es una tontería impresionante! Protejamos a los niños de los experimentos psicológicos y psicosociales arriesgados y del abuso.

Cuando leemos sobre la exclusión de los niños en Alemania dentro de sus propias familias, comprendemos que estamos tratando con psicópatas que no son conscientes de la importancia de la ternura para el desarrollo armonioso de los niños: En el comunicado de prensa del 27 de julio de la asociación de padres “Familien in der Krise” se afirma que las autoridades sanitarias ordenan un mayor aislamiento doméstico de los niños afectados: "Su hijo debe evitar el contacto con los demás miembros de la casa asegurando la separación en el tiempo y el espacio (no se deben compartir las comidas, su hijo debe estar preferentemente solo en una habitación separada de los demás miembros de la casa)".

En la carta se afirma que, en caso de violación de esta orden de aislamiento, "sus representantes legales están amenazados con una multa de 4.000 euros" por día y hasta dos años de prisión en caso de reincidencia. Añadió: "Además, llamamos su atención sobre el hecho de que, si es necesario, se puede ordenar el aislamiento obligatorio en un hospital. »

A esta carta se añadió, el 31 de julio, la reacción de la Asociación Federal de Protección de la Infancia para la que "aislar a estos niños de sus padres y hermanos es una forma de violencia psicológica", y que subraya que "la amenaza de ser sacados y colocados en un pabellón de aislamiento también causa una inseguridad duradera para las familias". Esta información fue publicada en varios periódicos alemanes e internacionales.

Los padres están sujetos a la paradójica orden: o maltratan a su hijo, o se lo llevamos. ¡Maravillosa manipulación y odioso chantaje!

Por último, imagino que cuando el niño se someta a las clases sobre "derechos sexuales", con el profesor "compañero" (que les recuerdo que es un "educador sexual" autorizado por el Ministerio de Sanidad, y no un profesor de educación nacional normalmente constituido, cf. mi libro L'imposture des droits sexuels), la máscara será muy práctica para silenciarlo y condicionarlo aún más a callar...

En una situación excepcional, nuestras decisiones deben reflejar la conciencia del peligro.

La protección de los niños es una prioridad fundamental para la humanidad, es hora de dejar de negociar sobre el tema, y yo diría que es hora de que los padres redescubran sus instintos protectores y no se dejen tragar y distraer por la rutina diaria que ya no les permite distinguir los verdaderos peligros a los que están sometidos sus hijos.

9° Desterrar los neologismos vacíos de nuestro vocabulario

Rechazar sistemáticamente los neologismos de la neolengua y no pronunciarlos, para no incorporar su existencia al nuevo lenguaje ilusorio orwelliano. De estos neologismos, el más famoso es "conspiración", que no significa nada, y tiene como objetivo modular nuestra representación de la realidad por un lenguaje traficado y perverso.

"Complotista" significa "para desterrar", "para perseguir", "para condenar al ostracismo", y nada más. Este neologismo paraliza como una amenaza de destierro cualquier pensamiento que cuestione el peligro que enfrenta la humanidad, los excesos de poder y sus ambiciones totalitarias. Porque quien denuncia los complots fomentados por los poderosos en el poder contra los pueblos es llamado, no un conspirador, sino un filósofo. Esto es lo que la alta filosofía política y moral, comenzando con Platón, Aristóteles y Cicerón, ha estado haciendo desde los albores del tiempo.



Conclusión

Aferrarse a lo divino, a lo viviente, a la "energía espiritual" como la llamó Bergson, trabajar para desprenderse del pánico emocional para no ser más manipulados por sus emociones.

Volvamos a ser seres cuya dignidad no es negociable, seres con una estructura vertebrada, aferrados a nuestros ideales de justicia, verdad, libertad, paz, que nos trascienden y humanizan. No somos moluscos, somos vertebrados y debemos permanecer absolutamente erguidos, recuperando nuestros corazones, es decir, nuestro coraje como valientes protectores de los seres vivos de la tierra.

Un puñado de psicópatas puede controlar el mundo únicamente si lo consentimos y aceptamos. Un puñado de resistentes puede salvarlo; nunca han sido muchos, los que han podido ver el momento paranoico en que comienza su embestida. La psicología social habla generalmente de un 1% capaz de cuestionar el poder cuando va a la deriva en un modo totalitario, y generalmente son las personas las que tienen fuerzas vitales interiores, y no los que, por pensar demasiado, se han desconectado de sus corazones. Me refiero a mi larga entrevista sobre "la deriva del poder en Francia".

Salvad vuestras almas frente a la ley marcial que está en peligro de extenderse por todo el mundo. Pero recordad que nunca en la Historia el momento totalitario ha durado ad vitam aeternam en su máxima tensión, porque la tierra se rige por esta energía espiritual de los seres vivos (siempre me refiero a Bergson y a su libro L'Énergie spirituelle que tuve el honor de prologar).

Los seres vivos no pueden ser controlados, encerrados o sometidos. Los seres vivos crecen con su fuerza vital. Y eso es lo que estos psicópatas no parecen saber. Desde mi punto de vista, los apasionados del poder pecan al menos por dos defectos: su orgullo (pretensión: piensan, locos que son, que controlarán y someterán a los seres vivos, pero qué desmesura en el sentido griego antiguo del término), y por sus divisiones internas (en otras palabras, se comen la nariz unos a otros, porque el "sin fe ni ley" es su vida cotidiana).

Cuando el momento de la negativa ha destruido suficientemente en su paso, entonces viene el momento del despertar, el momento de volver atrás. Esto es lo que Hegel llama "síntesis", que es de hecho una superación (Aufhebung). Contamos los supervivientes y reconstruimos.

Resistir no se trata de hacer una revolución que sirva de magnífico pretexto para la represión. Resistir es saber que vamos a pasar por este momento totalitario, tratar de sobrevivirlo maximizando nuestra autonomía, la caridad hacia los demás, cultivando nuestra humanidad, pero también archivando (por ejemplo: variedades de semillas orgánicas ancestrales que nos permitirán volver a empezar, obras maestras de la humanidad que han atravesado los siglos, conocimientos y habilidades antiguas, etc.), alertando a los que nos rodean, y negándose a convertirse en marionetas de energía operadas por 5G y nanotecnologías, aunque el precio parezca muy alto para pagar hoy en día. Siempre será más barato que el precio de haber entregado su alma al diablo y haber, al hacerlo, participado de forma pasiva, en la desaparición de la vida en la tierra.

Somos seres espirituales, ¡defendamos el Espíritu!

Y recordemos en todo momento que el esclavo se libera de su amo a través del Espíritu. Los locos que gobiernan este mundo son nuestros amos sólo porque lo permitimos. Y esta es nuestra responsabilidad moral: debemos responder cada uno por nuestros hijos y por la humanidad, y así salir del miedo de lo que el otro piensa para asumir lo que es correcto para nosotros.

¡Pongámonos derechos!

Somos mejores de lo que han tratado de limitarnos durante décadas.

Todos tenemos la inmensa responsabilidad moral al no investigar, quedándose en su zona de confort y de seguir siendo engañados por el poder hipnótico de los medios de comunicación oficiales, cuya verdadera independencia, neutralidad e imparcialidad se puede medir fácilmente viendo quiénes son sus dueños.

Los intelectuales en particular (y el silencio de los franceses es bastante ensordecedor) disponen de los instrumentos para deconstruir el adoctrinamiento al que han sido sometidos y comunicar los resultados de sus investigaciones al pueblo, para que éste se libere de la desviación del poder a la que está sometido actualmente. Cada uno tiene la responsabilidad de continuar las investigaciones, o de cerrar el libro diciendo que no le concierne, o de negar la información volviendo al mundo falso que se le presentó a través de los medios de comunicación de poder. Pero esto tendrá consecuencias individuales (para su propia salud psíquica y su alma), así como colectivas.

Por mi parte, sólo me interesa hablar de los hechos, las pruebas, las fuentes. He pasado meses o incluso años investigando día y noche; creo que sé lo suficiente para declarar que la humanidad está en muy grave peligro en manos de estos industriales y multimillonarios que crean falsas pandemias, que compran los medios de comunicación y corrompen los poderes existentes, y que se comportan de forma desviada a todos los niveles, buscando el control eugenista absoluto sobre los seres humanos, y degradando al ser humano desde el vientre materno a una vulgar mercancía, un objeto de consumo y tráfico, así como a un conejillo de indias de laboratorio. Como tal, las últimas leyes bioéticas no son obviamente morales, ¡e incluso hemos sido llevados a creer que la moralidad es peligrosa! Pues bien, sin moralidad, y al desterrar la filosofía moral que establece sus fundamentos, estamos creando una sociedad inmoral, en la que el ser humano como ser singular de emociones, amor, compasión, inteligencia, creatividad, arte e ingenio ya no existirá.

Cada uno de nosotros debe responder por el mundo tal como lo hemos recibido y tal como lo dejaremos, así como por la transmisión de la antorcha de la conciencia y el aliento de la humanidad.

Ariane Bilheran, egresada de la Escuela Normal Superior de Paris, psicóloga clínica, doctora en psicopatología, especializada en el estudio de la manipulación, el acoso, la perversión y la paranoia, y autor en otros de La impostura de los derechos sexuales, Psicopatologia de la paranoïa, Psicopatología de la autoridad.

El hilo de Ariadna: cada laberinto siempre tiene una salida...


Los enlaces a páginas internet francófonas (en particular, los anexos a este articulo) pueden traducirse instantáneamente instalando google traductor en su browser: https://www.youtube.com/watch?v=kqDEBDiOeXg