21 ago. 2011

EL MITO DEL TECNOLOGISMO

“Consiste en afirmar que el desarrollo humano y el progreso sólo puede potenciarse con el avance de la ciencia y de la técnica.”

Dicho mito va acompañado de componentes cognitivos, emotivos, actitudinales y culturales
Se piensa que con excelentes aparatos se resuelve el problema…Pero si el agente humano no tiene el conocimiento, la experiencia y la motivación adecuadas, el aparato por costoso que sea no resuelve o mejora la situación. Ejemplo: los tableros electrónicos no elevan la calidad de la enseñanza si los docentes no poseen el saber, la pedagogía y la motivación necesarias para generar en los estudiantes buenas condiciones de aprendizaje. Es frecuente que el costoso tablero sea usado para lo mismo que la pizarra de madera o cemento: para llenarlo de palabras con poca estructuración pedagógica! (cuando no es que termina en el desván del colegio porque no hay quien lo repara o el dinero para repararlo!)

A nivel emocional, el mito del tecnologismo se vive por gruesas capas de la población como el “culto a la tecnología”: afiches de aviones de guerra en las paredes de los cuartos de los muchachos (alguna vez el docente ha aprovechado esa situación para generar una conversa colectiva con sus estudiantes sobre cuantas escuelas vale dicho avión, cuánto cuesta su mantenimiento, y para qué se usan?)

Otro indicador es el amor “gasolinero”, es decir, el sexapeal que despierta en los jóvenes el ver a otro del sexo opuesto (o del mismo) “montado” en una moto de alto cilindraje, o en un vehículo bien “engallado”). Tener aparatos modernos da status!

A nivel comportamental, el mito del tecnologismo se expresa en conductas tales como:
-       el cambio anual o bimensual de carro (para estar a la moda y a tono con la publicidad)
-       la elección de carreras ligadas a tecnologías avanzadas (ahora la mecatronica está de moda);  
-       El comprar, dar en regalo, y acumular electrodomésticos y dispositivos eléctricos y electrónicos para la cocina o el hogar, aunque solo sea para llenar los anaqueles o mostrarle a las visitas.
-       Los niños y adolescentes que exigen a sus padres costosos jugueticos electrónicos. Algunos de ellos reducen al sujeto a siimple presionador de botones y observación pasiva del funcionamiento del aparato. El juguetico tecnológico por excelencia es hoy en día el celular, usado por muchos jóvenes para todo menos para hablar por teléfono en caso de necesidad.

A nivel cultural, el mito del tecnologismo se observa en la creciente cantidad de dibujos animados, programas y películas en las que los robots, frecuentemente de apariencia bizarra, antropomorfa y amenazante, actúan como humanos e incluso reemplazan a los humanos, lo esclavizan o los salvan.

(cuando fui a ver “Cars” con mi hijo, salí hastiado de tanta estridencia de motores: pareciera mas una película para exacerbar los sentidos que para relajarse y disfrutar)

20 ago. 2011

PARA UNA TEORIA SOBRE LA MOTIVACION DE LA ACTIVIDAD HUMANA



Hay quienes consideran erróneamente al registro de tensión como sentido de la vida; y a la distensión como sin-sentido. Hay quienes dicen cosas como estas, por ejemplo: si no hay algo que me de tensión, si no hay algo que haciéndolo me vaya a producir un resultado, si no hay algo de lo que no tenga este registro, nada entonces me moviliza porque nada tiene sentido. Y parece que el sentido, para esta especial configuración de conciencia, tuviera que ver con las tensiones.
Y es paradójico, porque al poco tiempo encontramos a ése de las tensiones, que busca sentido con un sin-sentido extraordinario, porque vive tenso y no puede soltar esa tensión; es sin duda una trampa de la mente. La tensión de la posesión, del resultado, como aparente movilizadora del registro de sentido es: ilusión.
Si examinamos de cerca esto que nos dicen de que, si no tengo tensión, si no espero algún resultado entonces nada tiene sentido; si examinamos más de cerca esto que se dice cuando se afirma: el sentido está puesto no en lo que se hace, sino en lo que se recibe por hacer; si examinamos de cerca esto, vamos a ver que tal sentido no tiene nada que ver con especulaciones metafísicas. El sentido, el llamado sentido o el llamado sin-sentido en las actividades humanas poco tiene que ver con las ideas. El llamado sentido y el llamado sin-sentido tienen que ver, sobre todo, con la inversión de energía y la relación de esa inversión de energía con lo que se obtiene de esa aplicación. Así que examinando esto de cerca y haciendo algunos experimentos, observamos lo siguiente: se le dice a una persona que está en un total sin-sentido, hágame usted el favor de abrir esa puerta, y esta persona, que está en total sin-sentido, abre la puerta. ¿Por qué no habría de abrirla?, total está en el sin-sentido, le da lo mismo abrir la puerta que no abrirla. Así como está en el sin-sentido y entonces nada la moviliza para abrir la puerta, tampoco nada la impide abrir la puerta; estamos pues, en las mismas.
Si hay sin-sentido, señal de que no hay problemas por moverse ni por no moverse. Veámoslo más de cerca. Ahora le pedimos a éste del sin-sentido, no que abra la puerta, sino que se dedique durante cinco años seguidos a una investigación muy costosa, muy trabajosa, ¿y qué nos va a decir?, que no, que como se va a dedicar cinco años a una investigación muy costosa y muy trabajosa si eso no tiene sentido para él. Y entonces, examinando las cosas más de cerca, vemos que esto del sentido o del sin-sentido poco tiene que ver con las ideas, sino más bien con la inversión de energía y la esperanza por los resultados. Porque claro, no hay ningún problema para abrir la puerta, porque no hay mucho esfuerzo. Pero en cambio, esto de mantener un esfuerzo repetidamente y a lo largo de años, y creer, pensar, suponer que no se va a obtener tal resultado, entonces claro, lógicamente no va a tener sentido moverse en esa dirección, por cuanto el resultado no está a la vista, por cuanto aquel resultado no va a satisfacer las expectativas puestas.
De tal manera que con la puerta, no hay problema de sentido, y si hay problema de sentido con la expectativa, con la recepción, con aquello que se espera del objeto.
Entonces esto del sentido y del sin-sentido puesto como categoría máxima de la movilización de las actividades humanas, esto es falso.
Y sucede que muchas personas ponen por encima de todas las actividades, por encima de todos los registros, esta especie de slogan, esta especie de cosa hueca que es el sentido y el sin-sentido. Y cuando uno examina esto de cerca ve que no existe tal sentido o tal sin-sentido, sino que existe una cosa muy diferente, que es el registro de las tensiones, la necesidad de tales tensiones para movilizar actividades; la distensión que provoca algo y el registro de la gratificación por esta distensión; la inversión de trabajo tenso para obtener un resultado, siendo que este resultado no se obtiene y hay una pérdida de energía; esto es lo que vemos. Pero no vemos esto del sentido o el sin-sentido; vemos un problema de energía, de trabajo, de obtención de respuestas frente al trabajo invertido; vemos un problema de registros, de tensiones, de distensiones placenteras, de imposibilidad en las tensiones, de imposibilidad en las descargas de las tensiones, y así siguiendo.
Pero esto del sentido y el sin-sentido poco tiene que ver con los registros, es una configuración superestructural como tantas otras. La necesidad es una fuente movilizadora de actividades humanas, y la necesidad no pregunta por el sentido. Por otra parte, la necesidad es incapaz de configurar sentido. Se tiene necesidad y se hace por necesidad. Pero tampoco la necesidad da sentido. El sentido nunca aparece realmente, siempre es un fantasma y una sombra; igual que el sin-sentido, que se desliza climáticamente, como todo fantasma. De manera que la necesidad es movilizadora de actividad, sin duda, y esto no se discute; pero no es dadora de sentido.
Viendo las cosas así, todo termina con la muerte y esto trae a una persona la sensación del sin-sentido, ¿cómo es posible que si todo termina con la muerte y todo trae la sensación de sin-sentido, cómo es posible sin embargo que se movilicen diversas actividades, siendo que esta muerte frustra todas estas actividades, siendo que todo lo que se hace no va a ser logrado, siendo que todo lo que se tiene va a perderse, siendo que muchas cosas que se aspiran no van a poder ser cumplidas, cómo es sin embargo posible que se movilicen las actividades humanas?. Las actividades humanas se movilizan por cosas diferentes al sentido. Y ni aún la muerte puede paralizar las actividades humanas que son el reflejo de las actividades de la vida. Y ni aún la muerte puede paralizar las actividades de la mente. La mente es la dotadora de sentido, en otros aspectos. Pero claro, la mente es dotadora de sentido cuando su registro de los objetos no tiene nada que ver con valoraciones sobre los objetos, sino valoraciones sobre su propia actividad. Esto es complicado. Digamos así. Ustedes saben que existen distintas producciones humanas. Se dirá, hay distintas actividades humanas que no responden a necesidades y que sin embargo, la gente las hace. Pero si la gente las hace es porque al hacer una cosa se le provoca una tensión, al hacer otra cosa se le provoca una distensión: porque una cosa provoca placer, otra cosa le provoca displacer; una cosa le provoca sufrimiento y así siguiendo. Entonces uno ve que las actividades humanas en realidad están movidas por los objetos y que uno hace simplemente el registro de los objetos. Esto es ver las actividades de los centros al revés. Los centros van hacia afuera en su disparo, no van desde el mundo hacia adentro. Confundimos el registro con la actividad.
Sucede que hay distintas producciones humanas que en realidad la gente hace porque los objetos mismos con los que opera esta gente, son simplemente vehículos de descarga de tensiones. Es decir, hay personas que realizan actividades y estas actividades las realizan no para esperar algo del objeto, no porque el objeto de un determinado tipo de placer en cuanto tal; el objeto no tiene nada que ver con esto. Estas personas realizan actividades en el mundo y van hacia los objetos por un motivo muy diferente, porque al hacer, descargan sus tensiones y el objeto, entonces, no tiene valores en sí, sino que los objetos para estas personas, son nada más que un punto de aplicación de su propia energía. Y se aplican a los objetos sin darle valoración a los objetos; ese es un caso, por lo menos.
Hay otro caso. El caso en que se hacen, se realizan actividades en el mundo, porque al realizar determinadas actividades, se va configurando en la estructura mental toda una unidad. Es decir, que se van haciendo cosas en el mundo, también en este caso, sin importar los objetos. Se van haciendo cosas en el mundo, no por descargar tensiones; en este caso se van haciendo operaciones en el mundo porque es un modo de ir integrando los propios contenidos. Y esta integración de los contenidos internos, y esta continua perspectiva que se va teniendo de los distintos procesos, usan al mundo como referencia, pero en este caso la valoración no está puesta en el mundo.

Normalmente, se pone en los objetos los valores. Se cree, mucha gente cree, que los valores están en las cosas; que una cosa es más valiosa que otra en sí; que una cosa está bien y una cosa está mal. Mucha gente cree que los valores existen en las cosas. Y en realidad los valores están puestos por la mente. Algunos, llevándolo al campo económico, creen que los valores tienen que ver, por ejemplo, con la escasez. Pero todavía no explican el sugestivo valor de ciertos metales que -si bien es cierto tiene que ver con la escasez- tiene que ver sobre todo con sus brillos, su textura, su resonancia interna, su peso, su cualidad, más que con el valor en sí, el valor puesto. Así que esto de los valores en los objetos, esto de toda una axiología, de una teoría de los valores puesta en las cosas, esto, es ilusorio.
Volviendo a nuestro problema de las movilizaciones de actividades en el mundo, no debemos ver las cosas, me parece, tan primariamente, y creer que uno se mueve si las cosas le dan cierta tensión, si las cosas le provocan cierto placer, si vale más la pena una cosa que otra. Sí, esto sucede en algunos casos, pero en otros casos las actividades humanas se lanzan al mundo como descarga de las tensiones internas, considerando al mundo como aplicación de las propias cargas. Y entonces es una forma, este moverse en el mundo, es una forma en que el siquismo se abre paso, y este siquismo va construyendo al mundo a su imagen y semejanza. Y es el avance de la conciencia y de la mente sobre el mundo, el que lleva a esta actividad, sin importar considerablemente los objetos. Esto que va pasando en el mundo, que el mundo se va haciendo cada vez más humano, se va humanizando; esto de que el mundo cada vez va reflejando más la actividad de la mente humana, nos revela que es la mente la que considera al mundo como su punto de aplicación. Y nos revela que es la mente la que no considera a los valores como puestos en los objetos, sino que es la mente la que pone los valores en el mundo, es la que da categorías, es la que establece relaciones, es la que amplía su expansión. Es la mente entonces, la que utiliza al mundo como su punto de aplicación. Y muchas de las actividades humanas tienen que ver, primariamente, con la descarga de estas tensiones hacia el mundo. Pero, en mayor profundidad, muchas actividades humanas se explican por la configuración interna que va haciendo la propia mente al aplicarse en el mundo.

17 ago. 2011

NOMIC (Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación).

El desequilibrio Norte- Sur en términos económicos tiene un paralelismo en la dimensión comunicativa. Los países del Primer Mundo acaparan casi la totalidad de las comunicaciones que se producen en todo el planeta: la mayor parte de agencias informativas,medios de comunicación y tecnologías de la información pertenecen a países y capitales del Norte.Además, las imágenes que se difunden desde esos medios sobre los países del Tercer Mundo están fuertemente estereotipadas. Se construyen representaciones catastrofistas que apelan al asistencialismo.
El informe Mc Bride constata esta situación, y en la conferencia de la UNESCO de 1978 se plantea una lternativa, el NOMIC (Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación).

Las propuestas que se contemplan en el informe McBride consisten en: 
- establecer una regulación y reequilibrio de las políticas de comunicación en favor de los países del Tercer
Mundo.
- crear agencias de comunicación en estos países.
- elaborar políticas para lograr el acceso a los medios.
- desarrollar propuestas de educación en materia de comunicación.

Las presiones llevadas a cabo desde dentro de la ONU, principalmente por EEUU y Gran Bretaña, hacen que el proyecto fracase y no se lleguen a concretar las líneas de trabajo diseñadas en el informe Mc Bride.

tomado de : Curso SENA NTICs, GLOBALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA
Y LOS MERCADOS

9 ago. 2011

para una etica de la unidad interna


El 7 de mayo de 2005, Silo dijo:
“…Alejar la contradicción es lo mismo que superar el odio, el resentimiento, el deseo de venganza. Alejar la contradicción es cultivar el deseo de reconciliación con otros y con uno mismo. Alejar la contradicción es perdonar y reparar dos veces cada mal que se haya infligido a otros.
Esta es la actitud que corresponde cultivar. Entonces, a medida que el tiempo pase comprenderás que lo más importante es lograr una vida de unidad interna que fructificará cuando lo que pienses, sientas y hagas vaya en la misma dirección. La vida crece por su unidad interna y se desintegra por la contradicción. Y ocurre que lo que haces no queda solo en ti sino que llega a los demás. Por tanto, cuando ayudas a otros a superar el dolor y el sufrimiento haces crecer tu vida y aportas al mundo. Inversamente, cuando aumentas el sufrimiento de otros, desintegras tu vida y envenenas al mundo. ¿Y a quién debes ayudar? Primeramente, a quienes están más próximos, pero tu acción no se detendrá en ellos.”

twitter de humanizarnos

Comparto la cuenta naciente de humanizar-nos en Twitter: humanizarnos

7 ago. 2011

DECLARACION DE PRINCIPIOS DEL HUMANISMO Y LA NO VIOLENCIA



UNIVERSIDAD RUSA DE LA AMISTAD ENTRE LOS PUEBLOS
CENTRO DE ESTUDIOS HUMANISTAS DE MOSCU
FUNDACION PANGEA ESPAÑA
Proponen la siguiente
DECLARACION DE PRINCIPIOS DEL HUMANISMO YLA NO VIOLENCIA (1)
Humanismo, tolerancia y convergencia en la diversidad: cimientos de un nuevo mundo no violento.
Basados en los conceptos generales del humanismo, los derechos humanos universales y los documentos correspondientes de las Naciones Unidas y UNESCO; considerando el aumento de la violencia tanto a nivel de relaciones internacionales como entre diferentes etnias, ideologías y confesiones, proclamamos la presente "Declaración de Principios del Humanismo y la No violencia".
Los fundamentos teóricos de la no violencia están presentes ya desde los orígenes de las grandes culturas espirituales de la humanidad, de la filosofía y la religión, afirmando la no aceptación y condena de la violencia. Estas tradiciones han sido continuadas y desarrolladas por grandes filósofos y hombres de acción del campo religioso y cultural (León Tolstoy, Mahatma Gandhi, Martin Luther King y otros). El Humanismo Universalista y el movimiento por la no violencia activa reconocen hoy como referencia mundial al pensador latinoamericano y guía espiritual Mario Rodríguez Cobos, Silo. Es imprescindible el reconocimiento generalizado de la metodología de la no violencia como fundamento del humanismo.
El humanismo es resultado del desarrollo espiritual y moral del ser humano, del despliegue de su esencia. El humanismo, como expresión de amor y compasión hacia el ser humano, está destinado aunir a las personas y a la humanidad en su conjunto. Al mismo tiempo, no violencia no implica pacifismo, pasividad frente al mal. La no violencia debe ser fuerte, activa y efectiva. Su fuerza está ante todo en la verdad, sin embargo la violencia debe ser neutralizada y detenida.
Ahora, en el siglo de la globalización, el mundo comienza nuevamente a sumirse en el caos, tanto de la violencia descontrolada como de la violencia dirigida: hacia las personas, los pueblos, los estados, e incluso hacia regiones enteras, culturas y religiones. Consideramos que en la realización de los principios más abajo enunciados la educación juega un rol fundamental, por lo cual convocamos a la creación de un espacio formativo común de alcance mundial, basado en las ideas humanistas y promotor de una cultura de la paz y la no violencia. Es necesario impulsar la difusión y el desarrollo de la cultura de la no violencia en todo el mundo, como así también resistir a la violencia en todas sus formas y expresiones.
Resumiendo lo antedicho, decimos:
Consideramos al ser humano como máximo valor por encima del dinero, del Estado, de la religión, de los modelos y de los sistemas sociales. Impulsamos la libertad de pensamiento. Propiciamos la igualdad de derechos y la igualdad de oportunidades para todos los seres humanos. Reconocemos y alentamos la diversidad de costumbres y culturas. Nos oponemos a toda discriminación y a toda forma de violencia física, económica, racial, religiosa, sexual, psicológica y moral.
Nos proponemos dar creciente cumplimiento a esa regla que nos recuerda "tratar a los demás como queremos ser tratados".
En dicho contexto, convocamos a la opinión pública mundial y a los políticos de todos los países a reconocer los siguientes principios:
Parte I. En las relaciones internacionales:
Principio 1. Cese de la producción, perfeccionamiento y distribución de armamentos de destrucción masiva, con la consiguiente reducción progresiva hasta su liquidación total.

Principio 2. Inadmisibilidad de todo intento de militarización del espacio cósmico.
Principio 3. Inadmisibilidad del uso de la violencia para la resolución de cualquier tipo de problemas. Toda medida de acción armada que resultare inevitable deberá ser aplicada exclusivamente sobre la base de las resoluciones de las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad.
Principio 4. Desmilitarización del mundo y de Europa en particular. Declaración de Europa como zona libre de armamentos de destrucción masiva e independiente de todo bloque militar.
Principio 5. Inadmisibilidad del uso de las fuerzas armadas de los estados en calidad de instrumento de dominación y terror.
Principio 6. Lucha por una reducción coordinada de los gastos en armamentos y reorientación de los recursos liberados hacia programas sociales, a escala mundial.
Parte II. En las relaciones entre pueblo y poder:
Principio 7. Cese de la militarización de las economías nacionales y de la venta de armas entre la población.
Principio 8. Inadmisibilidad de la violencia desde cualquiera de las partes. Afirmación de la soberanía popular y los derechos humanos. Condenación del extremismo en todas sus formas y apariencias ideológicas. Sólo son admisibles los métodos de lucha legales y no violentos.
Principio 9. La metodología violenta de resolución de los problemas sociales y políticos deberá ser reemplazada por una metodología verdaderamente humanista que surja de la soberanía popular, en el centro de la cual se coloque al ser humano y su desarrollo.
Principio 10. Inadmisibilidad de la pena de muerte, por amoral y carente de justificación racional alguna. Apoyo a la resolución adoptada por las Naciones Unidas para la definitiva abolición de la pena de muerte en el mundo.
Parte III. En las relaciones interpersonales:
Principio 11. Inadmisibilidad de la violencia de un ser humano sobre otro. Respeto y observación de los derechos civiles y universales de la persona. Son inadmisibles no sólo la violencia física, sino también la económica, racial, religiosa, sexual, psicológica y moral.
Principio 12. Es inadmisible, en la literatura escolar o de otro tipo, construir la imagen de enemigo de un pueblo o cultura diferente a la propia.
Principio 13. Apoyo activo a la resolución de las Naciones Unidas declarando el 2 de octubre como Día Internacional de la No violencia.
Parte IV. En las relaciones entre ser humano, sociedad y naturaleza:
Principio 14. No violencia en la relación con el medio natural circundante implica la inadmisibilidad de toda forma de destrucción y perjuicio irreversible de la biosfera y de otros sistemas naturales, tanto en la Tierra como en el Cosmos.
Principio 15. Formación de una verdadera conciencia ecológica en todos los niveles de la sociedad,renuncia a toda política y práctica rapaz de utilización irracional de los recursos naturales.
(1) Aprobada en la Conferencia Internacional "Bases humanistas para la convergencia entre culturas", realizada en Moscú, RUDN, 26-27 octubre 2007

Crisis de la civilizacion y humanismo. Silo: Academia de Ciencias Moscu, 1993

clic para ir al video ( 35 min)


"Y es inevitable que lo haga partiendo del tema más importante de nuestro tiempo: saber si queremos vivir y en qué condiciones queremos hacerlo.
Seguramente, los proyectos de círculos minoritarios codiciosos y provisionalmente poderosos no tendrán en cuenta este tema válido para todo ser humano pequeño, aislado e impotente y, en cambio, considerarán como decisivos a los factores macrosociales.
Sin embargo, al desconocer las necesidades del ser humano concreto y actual serán sorprendidos en unos casos por el desaliento social, en otros casos por el desborde violento y, en general, por la fuga cotidiana a través de todo tipo de droga, neurosis y suicidio.
En definitiva, que tales proyectos deshumanizados se atascarán en el proceso de implementación práctica porque un veinte por ciento de la población mundial no estará en condiciones de sostener por mucho más tiempo la distancia progresiva que lo va separando de ese ochenta por ciento de seres humanos necesitados de condiciones mínimas de vida. Como todos sabemos, ese síndrome no podrá desaparecer por el simple concurso de psicólogos, de fármacos, de deportes y de sugerencias de los formadores de opinión.
Ni los poderosos medios de comunicación social, ni el gigantismo del espectáculo público servirán para convencernos que somos hormigas o simple número estadístico pero si lograrán, en cambio, que se acentúe la sensación de absurdo y de sin sentido de la vida.
Yo creo que en la crisis de civilización que estamos padeciendo existen numerosos factores positivos que deben ser aprovechados del mismo modo que aprovechamos la tecnología cuando se refiere a la salud, la educación y la mejora de las condiciones de vida,aunque la rechacemos si se aplica a la destrucción porque está desviada del objetivo que la hizo nacer.
Los acontecimientos están contribuyendo positivamente a que revisemos globalmente todo lo que hemos creído hasta hoy, que apreciemos la historia humana desde otra óptica, que lancemos nuestros proyectos hacia otra imagen de futuro, que nos miremos entre nosotros con una nueva piedad y tolerancia. Entonces, un nuevo Humanismo se abrirá paso por este laberinto de la Historia en el que el ser humano creyó anularse tantas veces.

FRAGMENTO La crisis de la civilización y el Humanismo (Academia de Ciencias Rusa, 1993)