11 ene. 2011

Homenaje al voluntariado y la diversidad: Crash Course en español.

Cuando empecé a revisar la ingente cantidad de bibliografía que obtuve en la conferencia de la ASPO. Allí estaba el Crash Course de Chris Martenson, que empecé a visionar en la pantalla. De entrada, me fascinó por su claridad de ideas, sus virtudes pedagógicas, su insistencia en el pico del petróleo y, sobre todo, por el hecho muy evidente de que Martenson demuestra con candidez que no hace falta ser “experto” en economía para llegar a entender perfectamente, si uno se lo propone, eso que los economistas de altos vuelos parecen ignorar: que dos y dos son cuatro, no una retahíla de fórmulas esotéricas y lenguaje ampuloso. Lo cual me llevó de vuelta a las palabras sarcásticas de Charles Hall y me incitó a completar el Crash Course. Añadiré que no sólo no me decepcionó, sino que fue entonces cuando decidí escribir a Chris Martenson para proponerle mi traducción en nombre del grupo de traductores activistas —todos ellos voluntarios— al que pertenezco, Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Chris, naturalmente, dijo que sí.
 
La tarea era compleja, pues ya no se trataba de...(clic para ir al texto original)

No hay comentarios: