10 may. 2008

Jovenes y nueva sensibilidad



(Extracto de charla de Silo en el parque Atigliano, Italia. En encuentro con la Comisión y los Mensajeros. 5 de mayo de 2008)


Es fantástico y la impresión que da es que esto va a ser todavía más intenso, esa afluencia de la gente joven, esa afluencia de las mujeres y demás… va a ser cada día más intenso; porque se está acabando todo tipo de referencias en el sistema. Entonces es muy posible que la gente joven y demás, no participe de las llamadas que hace el sistema; a través de sus partidos, a través de sus organismos sociales, a través… la gente joven efectivamente no participa… de “ellos”.
Ese es un fenómeno que nosotros estamos observando, que la gente joven lo experimenta así, no participa, cada día es más limitado… No es que la gente más antigua sean “monstruos” y entonces la gente joven (gesto de rechazo)… no… hay buena gente en distintos partidos, hay buena gente en organizaciones sociales, hay buena gente por todas partes. Pero las explicaciones que se dan, la exposición de los proyectos a futuro, pertenecen a un mundo que se fue.
Claro, da una cierta tristeza porque uno reconoce tantos luchadores que han trabajado durante años, durante décadas, que han dejado su vida por construir un mundo mejor… tanta gente que ha empujado ahí… pero claro, van sintiendo que no conectan con la gente joven.
“¿Qué hemos hecho de mal?”, se dicen ellos. No es que ellos hayan hecho algo mal, es que la cosa no ha ido resultando así, en esa dirección que llevaban… y es muy difícil cambiar el discurso en medio de ese camino. ¿Cómo hacen para reconocer que este paisaje social ha cambiado? Uno no puede levantarse a sí mismo de los propios pelos…
Entonces, ellos sufren esa “crisis del futuro”. Porque cualquier cosa que hoy plantees como un proyecto a futuro, no es escuchada por la gente porque le suena que son discursos de otra época. Es una cosa triste en más de un sentido. Pero debemos reconocer que la falta de enganche entre las generaciones, es porque el futuro al que aspiran las nuevas generaciones no puede conectar con los paisajes pasados. Esta cosa rara de los tiempos, hoy está trabajando muy fuertemente. Tal vez sea uno de los grandes problemas… como se han distanciado entre sí las generaciones respecto de los paisajes propios. Mmm… Mmm..(Risas)
¿Cómo es esto? ¿Cómo es esta cosa? Esto es un motivo de reflexión serio. Es tal la aceleración de los cambios sociales, es tal la aceleración, que la gente se queda corta frente a ese cambio de paisaje. Está difícil ese tema y para todos los que vienen de un largo pasado, tienen mucha dificultad con esto de la aceleración del tempo histórico.
Y la gente más joven, que no está conectada en su biografía a ese pasado, se está encontrando con un presente entre dos abismos… bueno, no seamos tan trágicos… se encuentra en este presente entre dos espacios vacíos (risas)...
No puede utilizar los tiempos aquellos, puede hacer un esfuerzo por entender esos tiempos y esas cosas, pero no los puede usar. Y no tiene ninguna visión clara acerca de lo que va a pasar… Bueno, nunca se ha tenido visión clara de lo que va a pasar (risas), como si los ciudadanos en el mundo fueran profetas… no… (Más risas).
Pero el tema es que en otras épocas, hasta hace poco, se creía que se sabía lo que iba a pasar. Y hoy ya se cree que no se sabe lo que va a pasar. Desde un punto de vista ha crecido el criterio de realidad (risas). Desde otro punto de vista, todo lo que se proyecte a futuro nace con decepción. Bueno, estamos en esa cosa…
Tan mal no estamos haciendo las cosas entre nosotros, porque no lo estamos planteando en términos ideológicos, lo estamos planteando en términos afectivos. De esa afectividad que si uno la sabe experimentar, sabe que hay algo verdadero. La gente se está comunicando con los demás a través de esa afectividad verdadera. Y hemos descubierto y se está descubriendo hoy en el mundo, que no importa que estemos de acuerdo en ciertas ideas, porque estamos muy alejados entre nosotros. Estamos de acuerdo en ciertas ideas… ¿y qué? Si tú dices una cosa y yo estoy de acuerdo, no quiere decir que vayamos a caminar juntos. Podemos estar de acuerdo en muchas cosas e incluso ser enemigos.
Entonces, acá hay ciertas cosas que tenemos que ver desde otro punto de vista. Esto que nos acerca en el mundo de hoy, no son las ideologías, es un registro interno profundo de la proximidad del otro… ¡qué largo! (a la traductora).
Nosotros ponemos especial importancia en la experiencia. Nosotros hablamos de la experiencia sobre toda otra idea y esquema. De eso trata el Mensaje. Nosotros hablamos de eso, y en lo posible, tratamos de comunicar eso. Ponernos de acuerdo en esa comunicación. Tal vez salga bien, tal vez no salga bien, pero con esa confianza que tenemos los unos en los otros, nos ponemos de acuerdo en realizar ciertas experiencias. No en hacer una demostración de ideas. Las ideas son muy interesantes pero no tienen nada que ver con esto que decimos.
Estamos hablando de la Experiencia y de la Comunicación de la Experiencia. Porque tu experiencia sola, personal, aislada en el mundo, no es suficiente. Estamos tratando de llegar a ciertas experiencias y de comunicarnos con el otro en ciertas experiencias. Estamos tratando de comunicarnos con el Mundo, en ciertas experiencias. Eso da una cosa… Comunicar con el mundo cierto nivel de experiencia. Puede ser que esto que sentimos tenga futuro.
Si esto que decimos va teniendo futuro, el mundo va a cambiar favorablemente.
---
No estamos planteando ideologías, estamos planteando acercamientos. Estos acercamientos no se producen por estructuración. Bueno, son temas estos para conversar amablemente entre amigos.

El agravante es este: Se puede interpretar como a usted le parezca.

Y sucede que hay mucha gente que tiene criterio, buen criterio.

"Bueno, cualquiera puede decir cualquier cosa", van a decir. No es así, la gente no dice cualquier cosa. La gente en estas materias va a elegir lo que sienta como lo mejor.

Y eso no se va a arreglar con reglamentos. Eso va a suceder si en la gente existe ese Centro de Gravedad, ese Peso Interno. Puede tomar estas cosas con gran criterio.

Entonces parece que por primera vez, no deberíamos estar poniendo las cosas fuera de nosotros: los reglamentos, las normas, lo que hay que hacer, lo que no hay que hacer… Sino buscar el buen pensamiento, el buen criterio, internamente. Todo eso es posible sin necesidad de un policía al lado de uno: "Haga esto, no haga esto"… No es así…

"Entonces la gente se va a matar". La gente no se va a matar por eso, la gente se está matando hoy que tiene la policía (risas y aplausos). Ese es el gran lío que hay hoy, gran lío…

---

No hay comentarios: