10 oct. 2009

Amabilidad bancaria a la fuerza?


Cuando vi ese aviso en el banco sentí que no es ese tipo de amabilidad el que quiero. "a la fuerza no vale", pensé. Y entonces la respuesta mia ante el pronosticable saludo fue: "señorita, la eximo de la obligación de saludarme".
los duraznos son sabrosos...pero no es sabroso que nos obliguen a comer durazno una y otra vez a lo largo del día.
La orden de saludar al cliente...Se podría considerar intromisión en la vida intima del empleado? sería eso vulnerar la libertad individual de saludar o no saludar? Hasta donde puede la empresa condicionar el verbo y la voluntad de sus empleados?
...O esa medida generará un fenómeno de reactancia en el cliente, quien no se sorprenderá ante la amabilidad "prefabricada y forzada" de quien le atiende? Tengamos en cuenta que "cuando fuerzas algo hacia un fin, produces lo contrario"
Por el otro lado, tal medida es una es una invitación sutil al cliente para que sea censor y delator de la conducta puntual del empleado...Delatar a un empleado por que se olvida o porque en entendible protesta se niega a seguir rutinariamente el libreto impuesto bien vale un portaminas?
Cuanto es la multa para el empleado(a) por no saludar y dar la bienvenida? Podrá el cliente con el remordimiento por delatarlo? Veamos a ver que pasa con tan novedosa atrevida y eficientista tactica !

No hay comentarios: