17 sept. 2015

La revolucionaria obra de Silo a cinco años de su muerte

Por Javier Tolcachier, Córdoba Argentina (Pressenza)
Consultado por un periodista, allá por 1994, sobre “¿Qué le gustaría que figurara en su epitafio?” , Silo respondió: “Fue una buena persona, pero un mal escritor.”
Tal definición, que al par que puntualiza lo esencial, contiene la cuota habitual de ironía y humor con la que solía deleitar a todos sus interlocutores, no deja de parecernos demasiado humilde. Ensayando definiciones, podríamos agregar: Un guía sabio, pero también un pensador profundo o un maestro bondadoso, pero también un estratega formidable; un activista como pocos, pero también un místico apasionado; un rebelde indomable, pero también un analista agudo; un Iniciado pero también un revolucionario social.
Y por supuesto, a juzgar por la belleza literaria y la plasticidad poética que destilan sus textos, destacaríamos que Silo ha sido un magnífico escritor, por lo demás concentrado mucho más en la utilidad y justeza de sus apreciaciones que en su forma externa. Tal como él mismo lo comenta en un pasaje de su obra: “No argumentes tampoco que te desagrada mi modo de presentar las cosas porque eso no dices de la cáscara cuando te agrada el fruto. Expongo del modo que me parece conveniente, no del que fuera deseable para los que aspiran a cosas alejadas de la verdad interior.”
Ir al texto completo en http://www.partidohumanista.cl/la-revolucionaria-obra-de-silo-a-cinco-anos-de-su-muerte/

No hay comentarios: