21 ene. 2015

Silo: Salvemos al ser humano de la venganza

Silo
Decimos que el ser humano piensa en una dirección, siente en otra y actúa en otra diferente. 
Así, en cada momento vive sin armonía y obra con violencia en el mundo con los otros seres humanos.
El caos de la humanidad es el simple reflejo de la desarmonía interna. 
De este modo, aunque no quiera, el ser humano actúa en contra de lo que siente, siente en contra de lo que piensa y piensa en contra de lo que actúa.
No es, pues, responsable de sus errores porque no sabe lo que hace. Duerme profundamente y su ilusión mayor es creer que está despierto. Propagamos entre los pueblos la doctrina del despertar, de la no violencia y de la hermandad. Accionamos por la libertad interior y exterior.
Decimos: Que jamás se responda a la violencia con violencia. 
Que las razas se hermanen definitivamente en una sola humanidad. 
Que ese dios y esa vida más allá de la muerte, se busquen en el fondo dormido de uno mismo. En aquél fondo lleno de fuerzas desconocidas y poderes inmensos. 
Que todo accionar sea pacífico. 
No violencia física, 
no violencia económica, 
no violencia racial, 
no violencia religiosa.
Que nuestros deberes permanentes sean despertar cada día más armonizado el pensamiento, el sentimiento y la acción, al mismo tiempo. Despertar a los demás por la enseñanza y la práctica y de ésta, la más sencilla de las doctrinas. SALVEMOS AL SER HUMANO DE LA VENGANZA, PREPARANDO EL CAMINO DE LA NUEVA HUMANIDAD, QUE YA SE ACERCA.

 Silo, 1964

No hay comentarios: