9 ene. 2012

Indignez-vous!





Indignez-vous!,
(clic para bajar el libro) 
Un pequeño libelo de 30 páginas ha conseguido ya la venta de más de un millón de ejemplares, y ríos de tinta y millones de palabras de comentarios en todos los medios de comunicación y en las conversaciones y tertulias habituales de la población francesa. Su autor, Stéphane Hessel, de 93 años (nació en 1917), es un ejemplo único y extraordinario de compromiso con la humanidad a lo largo de toda su vida. Movilizado durante la guerra del 39, en el 41 se enrola en Londres con de Gaule como espía para la liberación de Francia, siendo arrestado por la Gestapo en 1944, pasando por varios campos de concentración, y librándose en varias ocasiones de la pena de muerte. Superadas las torturas, las condenas a muerte, todos los sacrificios y vejaciones, viéndose vivo y libre piensa que “cette vie restituée, il fallait l’engager” (la vida que se ha encontrado tiene que usarla con compromiso). Este compromiso tiene un eje fuerte y fijo: el programa elaborado por el Consejo Nacional de la Resistencia (del que el participa), aceptado por todas las fuerzas sindicales , políticas y sociales que luchan por la liberación de Francia, y aprobado el 15 de Marzo de 1944 como Los principios y valores de base para la nueva organización democrática del país. El espíritu de ese programa se trasladó en parte a la solemne Declaración de los Derechos Humanos, elaborada por una Comisión de 12 personas, de la que Hessel formó parte como representante francés, y aprobada por la ONU el 10 de Diciembre de 1948; y ha sido el catecismo de la práctica de compromiso de toda su vida de diplomático y embajador en La ONU y en distintos países, incluidas sus estancias en 2008 y 2009 en la Franja de Gaza, donde denuncia la barbarie y el genocidio y acusa junto con el informe Richard Goldstone (juez sudafricano judío) al ejercito israelí de cometer “actos definibles como crímenes de guerra, y en algunos casos, crímenes contra la Humanidad”.
(texto tomado de LA historia del dia

No hay comentarios: